Artículos

Steven Moffat, ¿un genio o un farsante?

No puedo tener secretos con los lectores de este blog, ya es hora de decirlo: ODIO A STEVEN MOFFAT.

Vale, quizás no como persona (sólo un poquito por decir que “si Sherlock fuese asexual todo sería aburrido”) pero sí como guionista. Y es que yo de cine no sé mucho, pero de sus guiones sí puedo hablar y aunque a muchos les parezca un genio para mí este hombre es una farsa.

¿Por qué una farsa? Porque el señor se vende muy bien, sabe meter drama y tener enganche cuando los guiones que hace no tienen ni una pizca de inteligencia.

Voy a explicarme en vez de limitarme sólo a soltar bilis.

Desde que Moffat se convirtió en el guionista principal de Doctor Who la serie comenzó a dejar de gustarme poco a poco. Comencé a ver que una serie de ciencia ficción se convertía poco a poco en una especie de mezcla con fantasía y, además, percibí muy pronto que la serie perdía la imparcialidad en cuanto a los acompañantes del Doctor (sólo hay que comparar el final de cualquier companion con el que ha tenido River Song).

Resultado de imagen de River Song
Imagen: River Song sonriendo: “Jiji, soy la favorita del papi Moffat”

Y aunque me enerve que en Doctor Who se pasen el worldbuilding de los mundos alienígenas por donde todos sabemos, lo que más me molesta no es que Moffat decida meter eventos paranormales y jusificarlos con un “ALIENS”. Lo que más me molesta de él es que tiene la manía de intentar sonar profundo cuando no puede. No le sale. Lo siento, Moffat, no lo llevas en la sangre.

A todos nos gusta un momentito dramático en el que la música acompaña unos buenos planos del personaje en el que éste se queda en silencio y con cara de preocupación dice: “vamos a… LA OSCURIDAD”, pero es que los guiones de Moffat están plagados de este tipo de momentos cada cuatro segundos. Es un sin parar, lo hizo también en Sherlock y también acabó cansándome.

Resultado de imagen de doctor who heaven sent
Imagen: El doceavo doctor siendo atacado por un alienígena

Además, trata de jugar con el simbolismo, de explicar muchos de sus momentitos paranormales metidos con calzador con alguna explicación mística, simbólica, pero si analizas los episodios éstos carecen de sentido.

Y que no me venga nadie con que “es que no le entiendes”. No, señores, yo admito que hay muchos autores y guionistas que tratan de jugar con los simbolismos, que dejan sus películas, series, libros, etc… abiertas a la interpretación y que yo no capto lo que quieren decir. Por ejemplo, recuerdo que cuando vi Interestellar hace meses no entendí el final. Y lo admito. Pero es que con Steven Moffat NO HAY NADA QUE ENTENDER. Sus episodios, sus símbolos, no significan NADA, están puestos ahí para parecer que es un guión para inteligentes, pero NO LO ES porque no hay nada que reflexionar sobre ello, están puestos casi a boleo. Y mi problema no está en que su guión no sea “intelectualoide”, por mí perfecto si haces una serie simple, sencilla y con las cosas claras. Mi problema está en que finja serlo.

Lo siento, pero quien haya leído mi libro Toboe o haya visto alguno de mis dibujos sabe que estoy ENAMORADA de los simbolismos, incluso de aquellos que no entiendo o de aquellos que se les puede dar mil explicaciones sin tener que ser esta la que el autor quiere. Así que cuando alguien intenta dárselas de profundo sin dar un sentido a todo lo que está poniendo en la historia me saca de mis casillas. Eso es lo que Moffat hace para mí, una farsa.

Por último, no soporto la manía que tiene de convertir a los personajes en Gary Stu o en Mary Sues (si no sabes lo que significa esto, te recomiendo qué leas “Qué son y cómo evitar a las Mary Sue“). En donde más se le nota es en “Jekyll”, otra de las series que ha guionizado. Vale que Mr.Hyde es un ser fuerte y poderoso, pero es que prácticamente el único reto, el único enemigo a medida que le pone en toda la serie (creo recordar que fue un tío que había tomado una poción similar a la suya) lo destroza en segundos. Es INVENCIBLE por el hecho de ser Hyde.

Imagen relacionada
Imagen: Mister Hyde con un montón de sangre. Todo un malote. Y todo un invencible. Ni superman, vaya.

Los personajes principales para Moffat se acaban convirtiendo en el centro del universo, todo gira a su alrededor, todo el mundo admira sus magníficas cualidades y cuando les ponen un reto delante en seguida lo resuelven. Las únicas veces que de verdad planea una encerrona para sus personajes la convierte en imposible y los personajes salen de ella porque “jaja es Sherlock” o “jaja, es el Doctor, tía, ¿qué esperabas?“.

No exagero, sigo sin entender cómo Sherlock pudo sobrevivir al tercer capítulo de la segunda temporada. Y con el Doctor hace lo mismo mil veces, hace que se salve porque sí, porque es el Doctor y “algo guay habrá hecho”.

Resultado de imagen de Sherlock
Imagen: Sherlock sentado en un sillón, pensativo. Watson está detrás mirándole.

No, no es un buen guionista. Lo siento por aquellos a quienes les guste (que lo respeto), pero lo único que tengo que agradecerle a los guiones de este hombre son los ángeles llorones y el final de Clara Oswald.

Y con esto, me retiro durante dos semanitas hasta la próxima entrada en el blog. No escupáis mucho fuego (o sí, ya sabéis que me gusta ver el mundo arder).

¡Ciao, ciao!

¡Suscríbete al PATREON del blog y gana recompensas por apoyarlo! Click AQUÍ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s