Reviews

[RESEÑA] “Donde los árboles cantan” de Laura Gallego

donde los árboles cantan título original donde los árboles cantan ...

Autora: Laura Gallego

Editorial: Ediciones SM

ISBN: 978-84-67-5003-0

Sinopsis: Viana, la única hija del Duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se amana y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas… y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra.

En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso… y tal vez prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque…, el lugar donde los árboles cantan.

Resumen y opinión: Tal y como la sinopsis dice, en plena celebración del solsticio de invierno, un hombre advierte al rey de las invasiones bárbaras. El rey, que es tozudo y cabezota, ignora totalmente al señor que amablemente le está diciendo “eh, que los bárbaros vienen a usar nuestros huesos de palillos de dientes“. Pero bueno, si el rey no hubiese sido totalmente estúpido, no tendríamos historia, pues cuando los bárbaros atacan, Viana se queda sola en su castillo, sin su prometido ni su padre, hasta que los bárbaros ganan la batalla y ella se ve obligada a enfrentarse a un mundo donde ellos son ahora los que mandan.

¿Sin spoilers? Viana es un personaje insoportable, estúpido, y lo sigue siendo hasta el final del libro. Muchas de sus acciones no tienen el más remoto sentido, ni siquiera para forzar la situación en el libro. Y eso, las acciones sin sentido de Viana, son lo más impredecible del libro junto con el final, todo lo demás lo ves venir. Su evolución no hay por dónde pillarla y llega un punto en el que se hace repetitivo.

Y a partir de aquí voy a empezar a hablar con spoilers: para empezar, el personaje no tiene una evolución interesante. Simplemente Viana mata accidentalmente al bárbaro con el que la habían casado y luego se acaba encontrando, en el bosque, con Lobo (el que advirtió al rey de las invasiones) y éste la entrena para “ser como un hombre”. No ves una evolución de Viana más allá de “antes no quería ponerme ni los pantalones y ahora soy toda una malota porque sé matar perdices”, pero su psicología, su forma de actuar, TODO, es la misma que una niñata que no ha pasado nada de lo que ella ha tenido que vivir.

Esa es una de las cosas que más me escocieron en el libro, te dedicas a decir, literalmente, cada dos párrafos “mirad a Viana, ahora es como un macho” pero luego la pobrecita es inútil. Todo lo que hace son tonterías y siempre acaba salvándose de milagro o porque Lobo la salva en el último momento. Ya he dicho en entradas como: “¿Qué falla en los personajes femeninos?” que no necesitamos que una mujer sea ruda e invulnerable para que sea un personaje fuerte y complejo, pero ya que vas a hacerlo así, por lo menos no la pifies tanto en el intento. 

¿Quieres un personaje fuerte que nunca tiene un enfrentamiento? Mira a Sophie, de “El castillo ambulante”, es un personaje que evoluciona de ser una chica insegura y acomplejada que termina cargando a sus espaldas los asuntos de aquellos con los que tropieza mientras intenta romper su maldición. Sophie no le levanta la mano a nadie en toda la película, pero cuando termina has visto cómo se ha convertido en una mujer de carácter fuerte, experimentada, segura de sí misma y capaz de coger al toro por los cuernos.

¿Quieres un personaje luchador? Mira a Brienne de CDHYF, no necesitas estar repitiendo cada dos segundos que ahora es genial, que es como un hombre, que lucha muy bien, que ya no es la que era antes… ¡DEMUESTRALO! Y, por favor, olvídate de que es una mujer y que en tu ambientación lo propio para ella no es que esté haciendo lo que hace. Repitiéndolo cada cinco segundos sólo cansas al lector.

Pasando a otro tema, algunas decisiones que toma Viana no tienen ni pies ni cabeza. Por ejemplo, elige llevarse a alguien a Rocagrís para acompañarla, y no sólo se decide por un niño sin el consentimiento de su madre, sino que cuando llegan a su destino se deja al niño fuera esperándola. ¿Me explicas para qué le querías si lo ibas a hacer tú sola? Gracias.

Viana no sólo es plana de personalidad sino que sus sentimientos a los demás son también planos. A ratos se acuerda de Robian pero por lo general no siente nada por todo lo ocurrido, de repente empieza a amar a otro chico de la noche a la mañana, su mejor amiga muere y lo celebra morreándose con ese chico en un río… Si las intenciones eran que pensemos que Viana es una narcisista, pues sí, muy bien hecho. Si no… ha sido tristísimo.

Algo que no me gusta nada, es que los personajes secundarios no tienen ningún tipo de trasfondo o personalidad propia. Dorea vive por Viana, Lobo hace cosas mientras salva a Viana, Robian de vez en cuando va detrás de Viana, Uri sólo existe para Viana… y hablando de Uri, cuando nos encontramos con la expedición por el bosque de nuestra protagonista donde él y ella se encuentran, ¿hay forma más cutre de introducirnos ese bosque? Se pega medio libro hablándote de lo oscuro y peligroso que es pero la primera vez que Viana se adentra en él sólo se encuentra con Uri, incluso nos habla de las criaturas que han observado o con las que CASI se encuentra como si nos hablase del color de las hojas. ¿En serio? “Pasó por delante de la cueva de una quimera pero estaba dormida”. Pues vaya por dios, qué suerte la de la muchacha, ¿no? No es hasta la segunda vez que camina por ese bosque cuando se encuentran realmente lo que se ha prometido de él: un mundo peligroso.

También se hace esto cuando Viana huye de los bárbaros (en muchas de toooodas las huidas), se nos habla por encima de ello. ¿Me estás diciendo que el enemigo está persiguiendo a la protagonista y tu forma de describirlo es “y pasó varios días escapando”? Me decepcionó muchísimo, la verdad.

Por no decir que al final del libro la situación estaba siendo tan repetitiva que me aburría (que a mí me aburra un libro es difícil, ojo). Fueron los primeros capítulos y el último los que más interés despertaron en mí, el desarrollo me pareció un desastre y el desenlace un muermo. Pero admito que el último capítulo me llegó a la patata y no era, para nada, lo que imaginaba que sería.

Tengo que decir que me quedo con el personaje de Uri y de Oki, sobre todo este último porque ha despertado mucho interés en mí y me encantaría saber más sobre él. ¿Bebe de la fuente de la eterna juventud? Es mi única teoría, porque se deja en el aire cualquier cosa sobre él, creo que intencionadamente. Y a mí, con eso, me has comprado.

La identidad de Uri y su final son tan preciosas como tristes. Compro, compro. Sobre todo me gusta que conserve su personalidad aunque evolucione.

Tengo que decir, que aun así, daré una oportunidad a Memorias de Idhún antes de juzgar si los libros de Laura Gallego me gustan o no, pero este, de momento, se lleva un:

Nota: 3/10

No olvides suscribirte al blog, seguidme en twitter y en mi página de facebook. Si quieres colaborar y poner tu granito de arena en este blog sigue este enlace.

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s