Artículos

Construcción de mundos: la cultura

Cuando leo fantasía algo que suelo observar y que, desde mi punto de vista, es un error es una cultura totalmente plana y unilateral.

Observa a tu alrededor, ¿crees que una persona como yo tiene algo que ver con alguien que vive en Japón? ¡Siquiera hablamos el mismo idioma! Los gestos, la lengua, las expresiones, las costumbres, la comida, etc… todo es distinto. Mientras que en España sorber la sopa es de mala educación en otros países puede ser lo ideal para agradar a tu suegra y transmitirle que te ha encantado su comida.

Con los mundos fantásticos sucede lo mismo, no puedes esperar que cada rincón de tu mundo, por pequeño que sea, tenga las mismas costumbres, la misma forma de vestir o la misma grastronomía. Es importante que planifiques un mapa de tu mundo con las distintos lugares y algunos motivos por los que son así y por qué unos tendrán unas barreras culturales con algunas zonas y con otras no.

Por ejemplo, en el mundo real la barrera cultural que tengo yo, como española, con un francés es muy pequeña mientras que la barrera cultural con un argentino será mayor. Ya no mencionamos cómo sería con un chino, con quien siquiera comparto el idioma.

¿Cuáles son las razones que generan estas barreras? En el caso de Francia se trata de una muy leve debido a la cercanía. España y Francia son dos países europeos que se encuentran uno pegado al otro, por lo que es muy fácil que tengamos similitudes culturales.

En el caso de latinoamérica el idioma y algunas costumbres son parecidas por motivos históricos, aunque la distancia genera barreras enormes, provocando que aunque nos entendamos un español y un argentino tendríamos muchas diferencias como la gastronomía, el estilo de vida y las costumbres. Con China, por ejemplo, la historia no nos ha mantenido unidos y tampoco la geografía, por lo que es el país de los tres mencionados con el que más diferencias tendría.

En tu mundo debe suceder lo mismo. ¿Qué hacer para conseguirlo? Profundizaré en futuras entradas sobre cada uno de los factores que voy a exponer, pero principalmente tu mundo debe tener una mínima cronología histórica que explique por qué algunas zonas son aliadas y otras no, por qué en algunas se viste de “x” forma y en otras no. Por ejemplo, en Skyrim, uno de mis videojuegos favoritos, algunas ciudades tienen prohibido el culto a ciertos dioses por motivos políticos e históricos.

Por otra parte, la geografía y el clima deben estar compenetrados. Una vez tengas tu mapa de tu mundo y una cronología histórica no debes dejar pasar que una persona que vive en pleno desierto no se comportará igual, ni tendrá las mismas costumbres, que un norteño o un habitante de un poblado en plena selva. No sé si son frikadas de ambientóloga pero recomiendo tener cuidado al escoger el clima de cada zona del mapa y compenetarlo con las costumbres.

Las diferencias culturales, además, te ayudarán a evitar ciertos tópicos de tu novela, especialmente si te dedicas a la fantasía medieval. En esta entrada de Victor Blanco, “Ni machismo ni feminismo: fantasía”, se cuestiona si debemos construir sociedades que no posean prejuicios sexistas.

Como ya le comenté en su momento, yo soy más de crear distintas sociedades, separadas por barreras históricas y/o geográficas y que cada una tenga sus propias costumbres y, por supuesto, prejuicios. En mi novela, en una de las naciones las mujeres están bastante integradas en la sociedad, nadie suele cuestionarlas, ahorrándonos las escenas de machista prepotente que pone en duda a una mujer y luego ésta le da una lección (cosa bastante irritante de leer, como ya mencioné en “Qué falla con los personajes femeninos”) y, sin embargo, una de las religiones practicadas por personas de color del desierto están prohibidas y estas personas algo marginadas, aunque no son perseguidas por la ley activamente. Eso se debe a motivos históricos, a guerras del pasado que crearon esas leyes.

En otros lugares, sin embargo, las personas de color, tanto del desierto como de otras zonas, son ciudadanos completamente integrados siempre y cuando no sean mujeres, a quienes se les reserva un rol sumiso. Las criaturas mágicas, además, abundan en esa zona y algunas son ciudadanas del lugar. Esta ciudad es parte de una nación entera en donde puedes encontrar varios dialectos o idiomas según vayas, pero principalmente se habla la lengua común. En otras ciudades sí que poseen un segundo idioma oficial a parte de la lengua común, pero menos variedad.

Por lo tanto, recomiendo planificar mucho el mundo en el que vas a realizar tu historia, no te atasques en detalles absurdos (no, no hace falta que te pegues dos páginas hablándonos de cada plato de comida de ese lugar, hay detalles que importan más que otros) y céntrate en darle forma, sólo así el lector se sentirá parte de él.

Recuerda suscribirte para recibir más material. También puedes seguir mi página de Facebook o seguirme en twitter @AngelaLucybell.

Gracias por leerme y espero ver vuestra opinión en los comentarios.

Anuncios

4 comentarios sobre “Construcción de mundos: la cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s