Artículos

Qué falla en los personajes femeninos

Una queja muy común en nuestro tiempo es el escaso desarrollo que se aplica a los personajes femeninos en ficción. Suelen ocupar papeles carentes de atracción, tienden a ser el interés romántico del protagonista masculino, la chica inteligente y menospreciada o la chica tonta y guapa.

Vamos a analizar en esta entrada la complejidad de los personajes femeninos y, de paso, a recibir unos consejos de cómo no cometer estos errores a la hora de construirlos.

LAS MUJERES SOMOS PERSONAS

Lo dijo George RR Martin en una entrevista “¿sabes? siempre he considerado que las mujeres son personas“. Su universo está plagado de personajes femeninos buenos y complejos pese a que viven en un mundo inspirado en al Europa medieval, donde la mujer no tenía tanto poder como un hombre.

Esto es simple: no necesitas que una mujer tenga poder para hacer un buen personaje. ¿Son acaso todos los personajes masculinos batalladores? Los hay débiles, fuertes, cobardes, astutos, estrategas, etc… Lo mismo debe suceder con una mujer.

El consejo que daría a cualquiera que pretenda crear un personaje femenino es que no se detenga a pensar en cómo crear a la mujer compleja y realista que quiere para su historia, pues eso acaba desembocando en errores como los que señalaré en el siguiente apartado. ¡Hazlo natural! Somos personas, créanos como haces con el resto de personajes y cuando tengas que sentarte a pensar que sea porque estás buscando una buena historia para ella, no la estrategia perfecta para contentar al colectivo feminista.

TÓPICOS SEXISTAS VS PSEUDOFEMINISTAS

Y aquí llega uno de los grandes errores. Hemos pasado de sólo crear mujeres que interpretan el papel de damisela en apuros a diseñar mujeres que te patean el culo y son las más “malotas” del barrio pero que siguen sin tener profundidad. Ya si nos enfocamos en las mujeres antagonistas sólo hay dos opciones: o es una frívola o es una histérica. Punto.

Como dije anteriormente, somos personas y formamos parte de la gama de grises, no necesitas pasar de un extremo a otro. No estamos buscando ver mujeres “peleonas” en la literatura (que también las puede haber, ojo) sino que estamos buscando vernos representadas en muchos papeles distintos y ser realistas.

Un ejemplo sería Daenerys Targaryen en la serie Juego de Tronos, que actualmente se sirve de escenas de acción sin ningún otro tipo de profundidad.

Por otra parte, Cersei Lannister es un gran ejemplo de mujer compleja, al igual que Margaery. No son batalladoras pero sí están influenciadas por su pasado y forman parte de la trama de alguna forma. Cersei Lannister no te da una paliza pero quizás te envenena o se las apaña para meterte en una trama política donde acabas acusado de traidor. Como ves, no necesitas que una mujer sea una roca para poder representarla bien. Necesitas que el personaje tenga profundidad.

¿Y qué pasa si quieres una batalladora? El siguiente punto, te ayudará. Pero antes me gustaría desaconsejarte la típica escena en la que un hombre cuestiona a una mujer para realizar alguna tarea y luego ella demuestra valer mucho más de lo que él cree. Cansa y me parece una manera forzada de demostrar al público que has creado a una chica fuerte e independiente.

SOMOS ADORNOS EN LA TRAMA

Las mujeres muchas veces son un simple complemento en la trama para atraer sexualmente al protagonista o para darle una motivación a luchar contra el malo (sí, estamos hablando del típico caso de damisela secuestrada).

Repito, puedes meter en problemas a tus personajes femeninos, o hacer de ellas unas batalladoras, pero debes tener en cuenta que esa no puede ser su única función en la historia y mucho menos las hagas girar alrededor de un personaje masculino. Ellas deben tener una historia que haya creado su carácter actual, sus motivaciones y sus deseos, y deben formar parte de la trama. Las historias en las que las mujeres sólo aparecen para tener una conversación con el protagonista, como si éstas no tuviesen nada que ver con los acontecimientos que se están desarrollando, no se pueden contar con los dedos de las manos.

Además, está bien que el personaje evolucione junto a la historia. Es algo muy importante y totalmente olvidado cuando escribimos sobre mujeres.

SOMOS “CUATRO GATAS”

A parte de la complejidad del personaje, ¿nos hemos parado a pensar en su representación? Estamos acostumbrados a historias donde predominan los personajes masculinos y, de vez en cuando, hay una mujer.

Es en este tipo de escenarios donde suelen cometerse todos los errores antes mencionados. Un grupo de hombres seis hombres y, oh, una mujer. Ella acabará demostrando a algún arrogante que, pese a ser mujer, vale más de lo que creen. Y ya está, olvídate de más profundización, a excepción del típico pasado de “me crié entre ocho hermanos, por eso soy así. No porque una mujer pueda interesarse por estas cosas ella solita, no. Fueron mis ocho hermanos o mi padre el que siempre quiso tener un hijo en vez de una hija”. ¿No os suena ninguna de estas escenas? ¡No os creo!

Próximamente escribiré sobre por qué es importante integrar personajes de colectivos minoritarios, oprimidos y/o no normativos pero ahora nos centraremos en la razón más importante: porque es realista. En el mundo real no hay un montón de hombres blancos heterosexuales y un solo gay, una sola mujer, un chico negro y, a veces, un transexual. ¡La diversidad es importante porque el mundo real está plagado de personas distintas! Así que, por favor, crea personajes femeninos como creas los masculinos: muchos y diversos.

¿QUÉ EJEMPLOS TOMAR?

Sí, Canción de Hielo y Fuego posee buenos personajes femeninos porque las muestra en todos sus aspectos: la batalladora, la conquistadora, la sumisa, la débil, la fuerte, la poderosa, la manipuladora, la leal, la honorable…

Sin embargo, si te apetece ver mujeres que no estén limitadas por una trama machista te recomiendo la serie (o el libro) “Orange is the new black”, allí puedes encontrar todo tipo de mujeres de nuestro siglo: la yonki, la religiosa, la negra, la musulmana, la lesbiana, la bisexual, la manipuladora, la amable, la asesina, la anciana poliamorosa, la anciana psicópata, la judía, la latina, la gangster, el alma de la fiesta… ¡Cada una es diferente!

También recomiendo las películas de Hayao Miyazaki, sus personajes son fuertes, físicamente o no. Lo que más destacaría es la evolución tan maravillosa que tienen, ninguna mujer o niña de estas películas acaba siendo la misma que era al principio de la película.

CONCLUSIÓN

Olvídate de que estás escribiendo sobre una mujer y empieza a pensar en ella como una persona que tiene un pasado que la ha convertido en lo que ahora es. Dale complejidad y no la introduzcas en órbita alrededor de un personaje masculino o del hecho de ser mujer.


Si te ha gustado comparte la entrada, así me ayudarás a crecer y a publicar más contenido. Ya de paso, informo de que estoy preparando listas de correo para mandar contenido exclusivo a aquellas personas que se suscriban.

Si quieres aportar algún personaje femenino que te parezca bien construido en los comentarios, estaré encantada de leerlo.

Anuncios

11 comentarios sobre “Qué falla en los personajes femeninos

  1. ¡Ay! Lo de “Fueron mis ocho hermanos o mi padre el que siempre quiso tener un hijo en vez de una hija” me ha dado como un flashback. Yo recuerdo que de pequeña/adolescente iba buscando historias de mujeres luchadoras/caballeras/guerreras, que escaseaban bastante, y una cosa que me molestaba mucho es que casi siempre fuera porque eran hijas de un guerrero/caballero que les había enseñado a luchar desde pequeñas, o habían querido aprender para vengar la muerte de su padre o algo así. Recuerdo que buscaba desesperadamente una historia en la que la chica quisiera ser luchadora porque sí, porque le gustaba aquello, porque quería aprender a defenderse o lo que fuera, pero que no tuviera digamos ningún antecedente familiar, ¡y no encontraba casi ninguna!

    Recuerdo especialmente un libro que me compré, que me llamó la atención porque iba de una mujer guerrera en un mundo de inspiración oriental, que iba a entrenar con el típico anciano maestro ermitaño en las montañas. Y me decepcionó porque a) por el resumen parecía que no, pero la chica OTRA VEZ era hija de un guerrero y ya había aprendido algo con su padre, y b) al final acababa liándose con el maestro, que por lo visto no era tan anciano sino más bien “madurito interesante”. Pues eso, que me he sentido muy identificada con ese comentario XD

    Y otra cosa que me encanta es ver personajes que pueden combinar perfectamente ser fuerte/luchadora con tener una personalidad que NO sea la de típica tía dura que va pateando culos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es como si diesen por hecho que una mujer sólo se interesa por temas considerados “para hombres” si ha estado rodeada o influenciada por un hombre. Para colmo, suelen añadir la escenita de un hombre cuestionando sus habilidades como método fácil para que el personaje femenino demuestre lo que vale a base de patearle el culo. Digo yo que se puede demostrar eso mismo sin necesidad de exponer al personaje a una humillación por ser mujer, ¿no?
      Gracias por comentar y perdona la tardanza para responder!

      Me gusta

  2. Muy interesante entrada, la verdad es que ansío leer aquella en la que hables sobre los personajes sexualmente diversos, que vaya que sí hacen falta en la literatura.

    Respecto a los personajes femeninos, realmente creo que hace falta no sólo demostrar a una mujer fuera del estereotipo, sino a aquellas que así como son fuertes o valientes, también pueden estar llenas de defectos y declives, hasta odiosos, que le quiten estereotipos arrancados de los dos lados de la moneda.

    Tal vez difiero un poco en el sentido de que actualmente, las tramas se centran en personajes masculinos con algunos femeninos. Creo que respecto al género Young Adult (que ahora tiene tanta fuerza) las mujeres protagonistas predominan las historias.

    Felicidades por el post, me ha gustado bastante 🙂

    Me gusta

    1. De hecho, ahora que lo dices, estoy demasiado acostumbrada a ver personajes femeninos que intentan ponerlos de fuertes e independientes a través de “es la mejor en lo suyo, nadie la supera” y se montan unas películas tremendas de personajes suuuuuuper “chetos” (no sé si conoces la expresión, es alguien extremadamente fuerte o bueno en algo) cuando es tan fácil como que puede ser la mejor o no pero teniendo sus ventajas y desventajas.
      Muchas gracias por tu comentario, por cierto ^^ me alegra que te gustase la entrada.

      Le gusta a 1 persona

  3. jajajajajaja, leerte es darme cuenta, sobre todo con la conclusión… de que nunca me había parado a pensar que cuando escribo… haya distinción de generos XD Oh vaya… Tama hace personas y ya XD (Aunque mis protas de todo lo que escribo son siempre chicos y chicos… pocas veces hay mujeres =O. Vaya, Ulises deberá buscarse alguna amiga (?) XDDD)

    Me gusta

  4. Yo siempre doy exactamente el mismo consejo al escribir sobre personajes femeninos (incluso hablé una vez sobre personajes LGTB en mi blog y di el mismo consejo): SON PERSONAS, TRATALAS COMO PERSONAS y no como lo que tu quieres que representen. No son tetas con patas, no es una pluma andante o una camionera, sólo porque tu necesites exihibr ese rol.

    Muy buena entrada ^^

    Nos leemos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s